9 de agosto de 2010

Marta Hermosilla, psicóloga especialista en adopción


La revelación de la calidad de adoptado

Uno de los temas que más preocupan a los padres adoptivos, una vez que han recibido a sus hijos, es tener que decirles que son adoptados. Ello crea gran inquietud y sobresaltos, pues se enfrentan con la tarea de comunicar al hijo, tan querido, que no nació biológicamente de ellos.
    Este problema es más fuerte para quienes reciben a un niño a los pocos días o meses de nacido, ya que la felicidad de tenerlo hace “olvidar” que no es biológico. Se acepta con más facilidad la necesidad de decir cuando un niño es adoptado antes que se establezca la continuidad de la memoria, ya que la revelación le permite integrar sus recuerdos concientes e inconcientes, dándole una continuidad que facilitará posteriormente el logro de su propia identidad. Cuando se trata de un niño mayor, con continuidad de la memoria, se sabe que el niño lo sabe, pero también hay que hablarlo, ya que de lo contrario el niño puede tejer toda clases de fantasías e incluso “olvidar” que es adoptado.
    A los padres adoptivos nos duele muy especialmente que los hijos sufran por su adopción, quisiéramos que no sufrieran por nada, lo que es claramente una utopía, pues todos los seres humanos sufren, y lo que es necesario hacer es decir las cosas de manera que no sea traumático para el hijo, que pueda saberlo antes de comprenderlo.
    Partiendo de la base que es necesario, conveniente e importante que sean los padres quienes comuniquen a sus hijos el hecho de su adopción, las preguntas siguientes son: qué, cuándo y cómo.
    ¿Qué hay que decir? Ello va a depender de la edad del niño. El mencionar la palabra adopción desde temprano, es decir, desde que el niño tiene entre dos y dos años y medio, permite al niño acostumbrarse a ella y escucharla precozmente en un contexto de amor, aun sin que tenga la comprensión de lo que significa. Además, los padres se acostumbran a hablar de ello con los hijos, lo que contribuye a fomentar la actitud de normalidad en la familia adoptiva… La comprensión y la elaboración del hecho de la adopción por parte del niño será gradual.
    Cuando el niño ya es un preescolar, es decir entre los tres y cinco años, es necesario decirle que no estuvo en la guatita de su mamá, que es adoptado.
    ¿Cuándo decir? Comenzar temprano en la vida, aprovechando cada circunstancia, como el contar a amigos de su experiencia. ¿Cómo decir? ello va a depender de que los padres hayan asumido en plenitud, conciente e inconcientemente, con la inteligencia y con el corazón, que éste es su hijo, ya que el niño va a captar de lo que los padres digan, es lo que ellos sienten respecto a la adopción. Por lo tanto, lo que van a transmitir son sus valores, prejuicios y creencias.
    Es necesario que el proceso de revelación considere cuánto es capaz de entender y aceptar el niño, y que se establezca un diálogo continuado con él para ayudarlo y guiarlo sobre las diferentes inquietudes que puede sentir por el hecho de ser adoptivo, ya que el decir no implica automáticamente el entender, Lo importante es que el niño tenga claro que sus padres adoptivos son sus verdaderos padres, y dejar una puerta abierta y la sensibilidad afinada para captar las señales de inquietud, pena o curiosidad de parte del hijo.
    No olvidemos que la atención e interés del niño son fluctuantes y que es preciso responder sus preguntas sin sobrecargarlo con un exceso de información que puede turbarlo, y que no ha requerido. Aquí la regla de oro es contestar solo lo que se pregunta.
    Es importante como se nombre a los progenitores, especialmente a la progenitora. Cuando los niños son pequeños, su pensamiento es concreto y hablar de otra madre, con cualquier apellido, crea confusión. Por ello estimo preferible referirse a la progenitora como “la señora o la mujer que te tuvo", que son términos amables y respetuosos.
    El que los padres hayan asumido su calidad de tales, el convencimiento íntimo de la realidad y alcance de la relación con el hijo, unidos al conocimiento de lo que el niño puede comprender en cada etapa de la vida, serán brújulas automáticas que lleven a buen puerto a la familia adoptiva en este momento de la revelación, como en muchas otras instancias del desarrollo del ciclo familiar.
    Próximamente esperamos hablar de los cambios en el desarrollo cognitivo infantil y lo que entienden en cada etapa sobre lo que significa adopción.
      Cita normas A.P.A.:
      Hermosilla, Marta (2010). La revelación de la calidad de adoptadoAdopción y Familia, 4, 42.

      URL Abreviada: http://numrl.com/cmh04

3 comentarios:

  1. GRACIAS POR ESTA POSIBILIDAD,YA QUE EN EL HERMOSO PROCESO QUE VAMOS HACIENDO EN FAMILIA CON NUESTRA HIJA DE 7 AÑOS HOY(ADOPTADA A LOS 5 AÑOS)ESTÁ BUENO TENER CLARO QUË SE VIVE DURANTE EL EMBARAZO PARA PODERNOS COMPRENDER DESDE EL AMOR, PREGUNTAS QUE NOS MOVILIZAN.
    SANDRA Y JORGE DESDE ARGENTINA.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué espanto! ver esas fotografías de niños y niñas pequeñas en ese miserable entre los miserables "país del carnaval y el fútbol", dicen...que para "limpiar" las calles para el Mundial de Fútbol, es fácil saber quienes fueron, los polic,,,asesi,,,niñ,,,,,,, Y la FIFA "no se enteró de nada" cuando lo que tenían que haber hecho es suspender el maldito Mundial, ya que aquello no iba a ser la gran fiesta de ese estupendo deporte, el fútbol, sino un quelarre, un requiem por inocentes "barridos" de las calles y de la vida, malditos políticos que ordenaron tamaño crim,,,. Se ve en esa fotografías a dos niñas pequeñas pidiendo limosna, las criaturitas se unen para ayudarse a sobrellevar la soledad y el abandono...cuando llega la noche ¿a donde van?, se han buscado instintivamente como todos los seres vivos, un lugar para refugiarse...el lugar de la oscuridad, el lugar de la lejanía, el lugar del miedo, el lugar de la suciedad, el lugar de las ratas pululando por allí cerca...un día otro día, una noche otra noche...¿donde la esperanza?, ¿donde la ternura?, ¿donde la educación?...en ninguna parte...otros les llevan pegamento para inhalar y olvidar y morir

    ResponderEliminar
  3. ...viaje interestelar aceleración constante (sin sufrimiento)… en el Brasil del "Ordem e Progresso" los "niños de la calle" abandonados como si fueran perros...en países de Oriente como el Líbano, niños y niñas casi bebés tirados por el suelo junto a un adulto pidiendo limosna, ya desde su más tierna infancia acostumbrándose a mirar el Mundo desde abajo y sufriendo...niños muriendo de frío en campos de refugiados en países con inacabables guerras de religión...y mientras sinvergüenzas multireligiosos-pontífices en sus palacios de oro comiendo perdices, y abrigándose bien con las mejores mantas de la mejor lana hechas en Inglaterra, las mejores botas...y no se les cae la cara de vergüenza al mirarse al espejo... ¿Como se puede tener 50,000 millones de dólares en el Banco, vivir en un rascacielos de oro y dedicarse a querer construir un muro, en vez de dedicarse a salvar a todos los que puedan?... EL MUNDO NO PUEDE SEGUIR INDIFERENTE A ESE HORROR CONTRA LA INFANCIA... TODOS esos niños y niñas que sufren deben ser rescatados y tutelados por el Estado y entregados en ADOPCIÓN a todas las adecuadas FAMILIAS DEL MUNDO que quieran adoptarlos... 8,500 niños mueren de hambre cada día en el Mundo... Fuera religión, fuera monarquías y fuera políticos sinvergüenzas.

    ResponderEliminar